Skip to main content
U

Muchas de las pequenas desgracias cotidianas son inevitables asi­ como en ocasiones inclusive alguna cosa que pagar.

By 2022년 09월 17일No Comments

Muchas de las pequenas desgracias cotidianas son inevitables asi­ como en ocasiones inclusive alguna cosa que pagar.

Demasiadas de nuestras pequenas desgracias cotidianas son inevitables asi­ como en ocasiones inclusive algo que devolver.

La liberacion invariablemente implica decepciones y ponerse en riesgo bien no debemos pretender quedar protegidas frente al rechazo, el amor no correspondido, el desamor, la indiferencia o sobre salir lastimadas. El peligro sobre proceder lastimada o lastimado es constitutivo de el apego sin vulnerabilidad, desprovisto la oportunidad real de dano, nunca existe apertura verdadera hacia una diferente sujeto. No obstante, nunca puedo evitar que algo me lleve a cabo ruido a las varones les rompen el corazon, nadie lo niega, No obstante en la mayoria de estas historias que quedan en la ninguna cosa, esas en donde el leitmotiv central es la apatia y el desinteres, las tendermeets que mas sufren son las chicas. Son ellas algunos que esperan unido al telefono, las que calculan las horas que pasaron desde el ultimo observado, las que se preguntan por que no les volvieron a redactar, las que debaten en conclave con sus amigas pronosticos y estrategias. Por que tan usualmente en el universo hetero parece que son ellos, sobre forma invariable desplazandolo hacia el pelo parcial, las que se encuentran decidiendo las jugadas? Y por que tantas veces da la sensacion sobre que las mujeres estamos a la espera, ilusionadas por cualquier boludo que en el final ni siquiera nos interesa? Se que suena a modelo y que dan ganas de protestar ante esta caracterizacion tan de comedia romantica de estas relaciones asi­ como los generos, asi­ como es exacto ni todas las chicas quieren enamorarse, ni todos las varones huyen de las relaciones. Aunque son demasiadas las mujeres que se reconocen en esta descripcion, que se preguntan por que nunca “logran” que el menor hombre se enamore sobre ellas, por que todos les clavan el observado, por que todos desaparecen, por que todo el mundo parecen tan frios, por que nunca se preocupan debido a que ella siente cuando dejan de contestarle los llamados. Esas angustias son reales desplazandolo hacia el pelo desestimarlas con un “ay!, no seas tan arrastrada!” o “no vivas colgada de un calzoncillo!” nunca seri­a la respuesta mas sorora 7 la idea sobre que las hembras o las feministas estamos “mas alla” sobre esas angustias unico produce esa disociacion de la que hablan las chicas de mi consultorio sentimental, que sufren asi­ como a la vez sienten culpa por experimentar por tonterias indignas de estas chicas cancheras que pretenden ser.

Desestimar esa angustia nunca es unico escaso sororo; igualmente seri­a perderse sobre asimilar como opera la correlacion sobre fuerzas en el sector sobre lo sexoafectivo asi­ como como produce y no ha transpirado refuerza practicas desplazandolo hacia el pelo subjetividades.

En el tercer capitulo de Por que duele el apego, Eva Illouz analiza este fenomeno, que la novia llama el desapego viril. Las teorias sobre interes comun sobre la incapacidad sentimental de los varones, dice la novia, son inutiles para el analisis sociologico nunca por motivo de que nunca puedan ser verdaderas, sino por motivo de que parten sobre la valoracion que pone el apuro igual que parametro de lo exacto desplazandolo hacia el pelo supone que quien se niega a hacerlo esta en carencia. Lo que le interesa a Illouz es estudiar si hay una cosa en el estilo en que actualmente se organizan las decisiones eroticas que efectue que tantos hombres elijan vincularse sobre esa forma. Asi­ como la respuesta es que si muchos factores convergen para que el desapego emocional y sexual sea una maniobra predominante entre varones.

En las sociedades occidentales, dice Illouz citando al historiador John Tosh, la masculinidad se ejerce en 3 ambitos el hogar, el trabajo desplazandolo hacia el pelo las asociaciones exclusivas Con El Fin De varones (que podri­an incluir desde un club de caballeros hasta un partido sobre futbol). A lo esplendido de el siglo XX, nunca obstante, la autoridad sobre las varones en el hogar asi­ como en el empleo se va deteriorando, en pieza por proposito sobre la conmocion feminista asi­ como en parte por el crecimiento masivo del trabajo asalariado, que permite que la mayoria sobre las empleados no ejerza notoriedad en el trabajo sino que mas bien deba contestar an una notoriedad ajena. Al mismo lapso, las espacios segregados por sexo van desapareciendo o perdiendo repercusion (con la notable excepcion de las eventos deportivos).

La tesis sobre Illouz seri­a, entonces, que la masculinidad, entendida igual que una amalgama particular sobre autonomia, notoriedad desplazandolo hacia el pelo solidaridad intragenero, hoy se ejerce en el espacio sexual y no ha transpirado debido a nunca tanto (o, al menos, no mas que primero) por medio de la furor sino mediante ese minusculo gran poder que otorga la indiferencia. “Los varones transfirieron al sexo y la sexualidad el control que tuvieron primeramente en el hogar, y no ha transpirado la sexualidad se convirtio en el espacio en el que ellos podian manifestar y no ha transpirado desplegar su notoriedad asi­ como su autonomia”, escribe Illouz, y agrega “El desapego en la sexualidad llego a senalar y estructurar el tropo mas amplio de la autonomia y el control y no ha transpirado, de este modo, el de la masculinidad. El desapego emocional podia ser observado como una metafora sobre la autonomia masculina”. 8

Por caso que la asociacion entre sexualidad asi­ como obtener o, mas bien, dentro de alcanzar masculino asi­ como via a multiples parejas sexuales, nunca seri­a novedosa. Sin embargo, inclusive bien entrado el siglo XX esa alternativa era monopolio sobre los poderosos (reyes, aristocratas, jefes de ejercito). En la actualidad son muchisimos mas los hombres que podri­an armarse un haren personal. Aunque, para eso, deberin mantenerse indiferentes de ningun modo arriesgarse an acontecer atrapados por una mujer o a dejar que sea ella la que decida En Caso De Que la comunicacion avanza o no avanza. Seri­a necesario que sea la novia quien espere, quien reaccione, quien se acople. Las chicas que protestan contra esta asimetria, que demandan, que explican lo que quieren con claridad en punto de ir siguiendo el esparcimiento que les marca comercial el macho nunca seran agredidas ni disciplinadas seran ignoradas. En las entrevistas que realiza Illouz con varones sobre distintas edades aparecen varias veces el razon de “la desesperada” o la idea de que la mujer que desea un compromiso se vuelve sobre inmediato poquito atractiva. En pieza, por supuesto, esto dispone de que ver con la dinamica del afan la totalidad de y no ha transpirado todos en un tema queremos lo que nunca poseemos, lo que nos carencia. Sin embargo, otra vez, existe una asimetria los varones insisten en que el ansia de apuro les apaga el deseo sexual, entretanto que las chicas entrevistadas rara ocasion argumentan en esa camino.

장성자

Author 장성자

More posts by 장성자